Dark Mode On / Off

7 motivos para vivir una ruta mágica en el Valle de O’Higgins en Chile

Una tierra fértil que invita a redescubrir aromas, sabores y disfrutar de esas tonalidades verdes y tierra que enmarcan los mejores parajes para desarrollar exquisitos vinos, buenos productos y espacios únicos. Descubre los secretos de esta zona que sorprende por su enoturismo y atrévete a visitar el valle a tan solo 2 horas de Santiago, con estas 7 razones inolvidables.

1. El misterio de la alquimia

Dentro de la Viña Alchemy se lleva a cabo una alquimia perfecta, que transforma la uva en vino, en magia. “Esta bodega boutique se dedica a elaborar vinos de un estilo artesanal, pero de alta calidad. Para intervenir lo menos posible, no se usan máquinas, cada racimo es degradado a mano”, detalla Eduardo Camerati, socio y gerente de Viña Alchemy.

El 2017 participaron en Catad´Or Wine Award, el concurso de vinos más importante de Latinoamérica, y su carmenere se posicionó como el mejor de Chile.  

2. Experiencia familiar 

Ovejas, chivos, conejos, gansos y avestruces silvestres te reciben cuando llegas a Viña Casa Acosta. Todo el proceso productivo de sus vinos se realiza manualmente en cada una de sus etapas: maceración, fermentación, descube y prensado, filtración y envasado.

Una viña con ediciones limitadas y de autor, donde esperan generar un espacio para aprender, disfrutar, compartir y divertirse. Los anfitriones te guían en la experiencia.

3. Vuelve a encantarte 

A diferencia de otras viñas, donde la horizontalidad y planimetría marcan un paisaje cuadricular, en Viña El Encanto el paisaje es elevado, serpenteante, expuesto al sol, resguardado bajo la sombra. La naturaleza combina sus texturas entre viñedos, arbustos, plantas y árboles.

“La influencia de la cordillera hace vinos más frescos”, describe Fernando Farías, gerente de Viña El Encanto. 

Un detalle que sorprende a muchos de los visitantes: disfruta de cuatro fuentes de agua mineral curativa inscrita, que corren por entremedio de los cerros. Las capturan, las ponen en un tranque y riegan con esa agua. 

4. La energía de la naturaleza

¡Como estar en casa! Viña TreMonte se encuentra plantada en las precipitadas laderas del Monte Rekewa. Se vive un ambiente grato con la naturaleza como lienzo de fondo. El bosque esclerófilo es reconocido a nivel nacional y su fauna se descubre en la medida que vas recorriendo el campo. El mismo está situado en un lugar muy estratégico: rodeado de cerros, ríos y canales, permitiendo que los huéspedes se sientan muy cómodos.

Como parte de tu visita podrás degustar directamente en las cubas (en bodega) los tres vinos más emblemáticos: Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah. 

5. El mundo de las colmenas 

Descubrir el maravilloso mundo al interior de las colmenas, su aroma, las castas y su sigiloso trabajo. La Casa de la Miel recibe a familias, parejas y amigos para vivir una experiencia en terreno que enseña sobre la importancia de estos misteriosos insectos.

 “Se invita a los visitantes a vestirse con un traje de apicultor. Les enseñamos a identificar las abejas obreras, zánganos y reina; reconocer los olores de néctares y pólenes, a escuchar los zumbidos y la comunicación entre ellas”, explica Mónica Rodríguez, su fundadora. 

También cuentan con una completa tienda, donde puedes comprar una gran variedad de productos de su marca Monimony, néctares que curan el cuerpo y el alma. Casa de la Miel ha ganado tres premios nacionales a la mejor miel del país. 

6. Renovar energías en el campo 

Una zona protegida y privilegiada, donde crecen frondosas palmeras, un césped que incita a caminar descalzo y un bosque con olor a eucalipto. Una oferta turística exclusiva se encuentra en La Ruta de los Soles que permite celebrar cualquier evento -matrimonio, cumpleaños, bautizo- con comodidad (destacan sus amplios salones y piscinas), total tranquilidad y seguridad de la mano de los anfitriones, que se preocupan de cada detalle. 

7. El sur de Chile a dos horas de Santiago  

Shangri-La Lodge cuenta con alucinantes cabañas restauradas en medio del bosque y al lado del río Claro. Sorprende con un concepto arquitectónico que mezcla piedra y madera dentro de un espacio natural no intervenido, con diversas aves, animales, senderos naturales marcados, con mucha lavanda, rosas y eucalipto. 

No puedes dejar de vivir la experiencia de sumergirte en sus tinajas de agua caliente de vertiente, con muchos minerales, que llevan a una relajación total. O, para estar más en movimiento, cabalgar, pasear por el río o caminar en el bosque nativo. 

Artículos relacionados

Siguenos!!